¿VOTAMOS SOBRE CATALUÑA?

Soy consciente que lo de Cataluña es algo que levanta ampollas y que mi comentario levantará alguna más y no conseguirá convencer a nadie, cosa que me preocuparía si ese fuese el cometido de esta entrada, pero es que ya cansa leer que lo de Cataluña lo tiene que decidir toda España.

Hace un tiempo pensaba que así debía ser, ya que España, como país y teniendo un gobierno común aparte de los autonómicos tenía el derecho y la obligación de decidir sobre lo que afecta a todo el territorio, pero con el tiempo me he ido dado cuenta de que eso no es posible.

Y aquí es donde a alguno le saltará el exabrupto para cerrar la pantalla y maldecir mis huesos, pero es lo que hay.

Con los últimos acontecimientos he comprobado que al pueblo catalán, desde fuera de Cataluña pero dentro de España, no se le quiere tanto como nos dicen, pues los insultos contra los catalanes no escasean por las redes y algunos medios de comunicación se encargan de avivar ese odio con noticias poco o nada contrastadas pero que les permiten vender más ejemplares o tener más audiencia y tráfico en la red que explicando la realidad, lo cual no sería bueno para sus negocios. Vale,que sí, que hay también hay comentarios en sentido contrario, pero ¿no serán a consecuencia de los primeros?.

Por si esto fuera poco, nos encontramos con políticos de dudosa honestidad que cuando hablan de Cataluña no es para tirarle florecillas precisamente.

Y como no podía ser, al final esto cansa.

Para que una sociedad pueda votar debe tener al menos dos opciones convincentes donde elegir y tengo la sensación de que eso no ocurre con el tema de Cataluña.

Los que vivimos en esta tierra del nordeste español podremos elegir entre dos opciones:

– seguir formando parte de España, que no perteneciendo a ella, con la política de la Generalitat bajo la lupa de Madrid, con una falta de diálogo constante desde el Gobierno que cerró la puerta al diálogo en 18 ocasiones, según explicó el President en su discurso de “no independencia”, pagando más impuestos que las inversiones que revierten en Cataluña y con constantes incumplimientos de los compromisos adquiridos en inversiones en infraestructuras respecto a nuestra “patria chica”,

– o pasar a ser una República independiente donde gestionar nuestros propios recursos y las correspondientes relaciones internacionales y comerciales y sabiéndonos fuera de la Unión Europea, creando nuestro sistema legislativo de forma independiente a lo que guste o no al resto de España. Y obviamente siendo conscientes de que las podemos pasar muy putas para seguir adelante, pero eso ya sería decisión nuestra.

En cambio, desde fuera de Cataluña, ¿qué opciones tienen para elegir que les puedan resultar atrayentes?.

La opción de seguir formando parte de España es la que interesará a los españoles que no viven en Cataluña porque si nos independizásemos podrían perder un 20% del PIB, con lo que la deuda de España aumentaría de forma inasumible. Además también tendrían el “problema” de que si quisieran visitar esta tierra que muchos de ellos no han visitado en su vida aunque digan que Catalula es suya, necesitarían pasaporte y por alguna razón desconocida parece que eso les dé alergia.

Ese cambio en la economía podría repercutir directamente en los fondos que pueden recibir del gobierno central, lo cual reduciría su capacidad económica, pues los fondos que reciben de Cataluña parecen ser básicos para mantener ese modelo de financiación.

Y en cuanto al tema comercial verían cómo el tráfico rodado de España hacia Europa tendría que pasar en buena parte por la aduana hispano-catalana, con los inconvenientes que eso les podría acarrear. Igualmente les podría perjudicar en las importaciones que se pararían en la aduana franco-catalana. Y claro, eso no mola.

Pero ¿qué motivos tendrían para votar “sí” a la independencia catalana?. Creo que ninguno, ya que dicha independencia les perjudicaría más que beneficiaría, y eso reduciría sus opciones a una sola, y para elegir es necesario tener al menos dos opciones.

Nadie en España fuera de Cataluña votaría por nuestra independencia porque no tendrían opciones para ello. Su interés es puramente económico. Si fuésemos una región pobre que dependiese de sus ayudas no dudo que podrían votar a favor de la independencia, pero no es el caso.

Su único argumento es que “Cataluña es suya” aunque en muchísimos casos no la hayan visitado en su vida.

Su motivo para que no nos vayamos, fuera de lo económico, es que no quieren tener que usar pasaporte para visitar esta tierra, y eso, no nos engañemos, no es razón de peso alguna para decidir sobre nada.

Su motivo para seguir juntos es casi poder tener quien produzca ese 20% de PIB para mantener sus cuentas autonómicas que ya ha reconocido algún medio que peligran si cambia la relación económica España – Cataluña a favor de esta última.

Pero no veo que haya motivos que puedan convencerlos de que el “SÍ” a nuestra independencia les pueda beneficiar porque no los hay, y nadie vota lo que sabe le va a perjudicar. Por eso el resto de España no puede decidir sobre Cataluña porque no tienen dos opciones, sino sólo una. Y para decidir es necesario tener al menos dos posibilidades donde elegir.

Personalmente creo que ese es el motivo por el que Cataluña es quien debe decidir su propio futuro, con independencia de lo que pueda querer el resto de España.

Porque, ¿alguien puede dar argumentos convincentes a favor del “sí a la independencia” al resto de España para merecer una consulta a nivel nacional sobre Cataluña?

Salut!

Dejar una opinión