Vergüenza

publicado en: POLITICAMIENTOS | 2

Hoy he visto las noticias en las que Francia rendía homenaje a las víctimas del atentado del pasado viernes 13 de noviembre.

El gobierno, la sociedad o quien sea pidió a los franceses que colgaran una bandera de Francia en sus ventanas, y la respuesta no se hizo esperar. La capital francesa era tricolor de arriba a abajo según las noticias. No nos debe extrañar que todo el país hubiese reaccionado igual.

Todos los partidos se han unido para luchar contra el terrorismo yihadusta, dejando de lado sus diferencias y marcándose un objetivo común, y es el respeto por la libertad en tierra francesa.

Los franceses han acudido al Palacio de los inválidos al homenaje, al cual ha acudido el presidente Fraçoise Holland en solitario, sin parafernalias pomposas de las que salen en la tele para llamar la atención.

Ha sido una ceremonia sobria en la que la prensa no se ha cebado en las lágrimas de los asistentes por una cosa llamada respeto a las víctimas y a las familias. Algo que muchos periodistas de nuestra prensa parece que desconocen y que buscan el morbo antes que pensar en el respeto y la intimidad.

En cambio, cuando en España si piden que se cuelgue la bandera no falta quien pone “la contraria” porque poner la bandera española “queda facha” antes que pensar en la unidad que se pide frente a la situación.

Cuando se ha pedido un pacto contra el terrorismo yihadista, de entrada no parece que el gobierno haya invitado a todos los partidos a dicho pacto, y algunos de los invitados han declinado adherirse por motivos de partido, pues para ellos es más importante el partido que la sociedad que necesita de su unión frente a la desgracia que a todos nos afecta.

Cuando hay un homenaje no faltan los políticos españoles a los que las cámaras parecen algo que llevan adherido en sus duras faces y están siempre rodeados de todo aquel que desea salir en la foto, pues son conocedores que esas fotos serán portadas de los medios y a todos ellos les gusta el protagonismo, y ellos no van a ser menos que los demás, claro está.

No faltan las fotos de los familiares inundados de dolor que lo último que quieren es ser protagonistas de la noticia de su desgracia, pero ya sabemos que todo esto vende y por ello pasa por encima del dolor y la privacidad de esos momentos. Y si pides respeto no te extrañe que te suelten “el pueblo tiene derecho a saber”, como si ese pueblo al que pretenden informar no supiera ya que los familiares de las víctimas, sus amistades e incluso quienes sin conocerlos asisten a dichos eventos por demostrar su respeto y solidaridad para con los afectados. No hace falta hurgar en esas heridas, no es ético.

Francia nos ha dado en un momento una lección de unidad y respeto que ya nos gustaría tener en España, una España que da vergüenza cuando no sabe respetar en la desgracia, cuando no se sabe unir en la lucha contra el terrorismo y cuando los medios anteponen sus cifras ante el respeto.

Vergüenza nos debería dar.

2 Respuestas

  1. Respeto a quien no quiera ese pacto anti yhijadista pero…(siempre tengo peros!!) me encantaría saber ¿qué solución alternativa proponen?

  2. Emiliano Moreno

    No sólo te aplaudo por este comentario. Acertado.
    Creo que sólo desde el respeto a las victimas se pueden encontrar soluciones a este tipo de problemas.
    ¿Quién se movilizó cuando Miguel Ángel Blanco fue asesinado? ¿Quién fue el que movió tanta gente cuando el 11M? ¿Quién en el atentado de Hipercor? Ningún político. Estaba en la cabecera -gracias a dios- porque hubiera sido de risa. Desde siempre, los cargos políticos y de responsabilidad, han huído del país cuando se les necesitaba dentro. Pero ellos se fueron. Han huído de su obligación. De sus responsabilidades. Y los que no han huido ha sido por que no han podido, pero tengo entendido que dos horas después del golpe del 23 F Dos presidentes de autonomís tenían a su familia esperando en el aeropuerto con un avión privado esperándoles y preparados para buscar hotel fuera de España.
    Siempre hemos sido el pueblo, los currantes, los de a pie los que hemos sacado las castañas del fuego o nos hemos normalizado para poder vivir en paz, aunque jodidos pero, es que nadie puede ser eternamente un cabreado oficial o un cabrón permanente, y llevar razón. Así que empiezo a pensar que si un político dice blanco… yo empiezo un sistema de decir negro. Y si es posible -que no será difícil- con razón.

    Me gustaría que todos estos, que ahora no se ponen de acuerdo nunca lleguen a tener que estar en ninguna manifestación para pedir que cesen los atentados, sobre todo porque significará que no han sido contra ellos , si no contra nosotros.
    Casta no sé si son, pero nos vendría bien una segunda rebolución ‘francesa’ para quitarnos a tanto ‘aristócrata’ de pega que tenemos por aquí.
    Eso y un poco de cultura y este país empezará a funcionar.

Dejar una opinión