Tu reto fotográfico

publicado en: EJERCICIOS, FOTOGRAFÍA | 0

No me equivoco si digo que muchos de nosotros hemos pasado de la época en la que hacíamos fotografías de absolutamente todo lo que se nos ponía por delante y llevábamos la cámara a todas partes a una temporada en la que casi olvidamos dónde la guardamos porque no tenemos ni un ápice de inspiración para hacer fotos. Y de ahí a dejar esta afición no hay más que un paso.

Pues para evitar estas situaciones no tenemos más que proponernos unos retos a cumplir. De este modo no sólo podremos volver a disfrutar con la fotografía, sino que aprenderemos a seleccionar mejor a qué disparamos y nuestra técnica. Y eso sí, ¡nada de disparar en automático que es lo fácil!

Aquí van unas propuestas.

COLORES: Coges unos lápices de colores: Blanco, negro, azul, rojo, amarillo, naranja y verde, por ejemplo. Los metes en una bolsa o una caja, la cierras y la zarandeas un rato para que queden “mezclados”, cierras los ojos, metes la mano dentro y sacas un color. Y ese día tienes que hacer, por lo menos, 10 fotografías donde ese color sea el protagonista. Así aprenderás a encontrar lo que necesitas fotografiar de entre toda la vorágine de cosas que nos rodean a cada instante.

FOTO-PARADAS: Vas con la cámara a cualquier lugar que te interese y das cien pasos, y donde hagas el paso número 100 (o los que quieras) te paras (siempre que no interfieras el tráfico, claro 😉 ) y sin moverte del sitio, sacas 10 fotografías distintas. Luego das los mismos pasos en otra dirección y repites el ejercicio. De este modo verás la variedad de cosas que puedes obtener desde un mismo lugar.

FOTO-DIGITALOGICA: Con las nuevas tecnologías nos hemos acostumbrado a ver las fotos de forma inmediata y ver si lo hemos hecho bien o mal. Pues para recuperar aquellos tiempos en los que no sabíamos qué habíamos capturado con nuestras cámaras apagamos la pantalla de visualización previa de nuestra cámara, hacemos la foto y no las vemos hasta que no las hemos pasado a nuestro ordenador. De este modo iremos aprendiendo cómo quedan las fotografías sin necesidad de verlas para corregirlas. Si la has hecho mal… ya sabes, ¡a repasar la configuración de tu cámara!

HISTORIA: Plantéate un tema que puedas tener a mano (la gente del bus, la actividad de un kiosco, la cesta de la compra…) y comprométete a hacer no menos de 10 fotografías que en su conjunto expliquen una historia. De este modo recordaremos eso de enlazar coherentemente las fotos para explicar con imágenes lo que vemos día a día y nos suele pasar desapercibido.

LA TARJETA-CARRETE: ¿Recordais aquellos años en los que las cámaras no podían tener más de 36 fotos disponibles porque era lo que cabía en un carrete fotográfico?, pues salís un día con la cámara con el compromiso de no hacer más de 36 fotos por grande que sea la targeta que llevais y sin que podais borrar ninguna. De este modo nos iremos haciendo más selectivos antes de pulsar el disparador.

MONOCROMO: “Quien fotografía a alguien en color, está haciendo una fotografía a sus vestidos, pero quien lo hace en blanco y negro, está fotografiando su alma”. Pues nada, salimos a cazar almas y un día nos planteamos que las fotos que hagamos sólo se pueden ver en blanco y negro. De este modo aprenderemos a “no ver” los colores para ver “el alma de la imagen”.

ARTE CALLEJERO: No es extraño ver en las grandes ciudades a las estatuas humanas, quienes pasan horas de pie en un mismo lugar con unos vestidos o disfraces que muchas veces son increibles. Pues estos pueden ser unos buenos modelos, pero no para sacarles de cuerpo entero, sino para captar lo que creais más llamativo de su arte. Osea que ese día os cargais de monedas, se las dais a estos artistas y les haceis unas fotos, porque esta gente está trabajando y esas monedas son su sueldo y vuestras fotos. De este modo aprenderemos a ver aspectos de los artistas que a los demás les pasen por alto.

ARTE URBANO: Vaya por delante que odio los grafittis que ensucian las paredes y cuestan una pasta al ayuntamiento para limpiarlas, pero también debo reconocer que hay verdaderas obras de arte que merecen nuestro interés fotográfico. No está de más buscar fotos de esos motivos pero buscando algo que haga diferente a tu fotografía de las demás (que pase alguien por delante, que haya un músico tocando,….). Así recordaremos cómo dar un toque original a una imagen cotidiana.

RETRATOS: Este es quizá el más delicado de todas las propuestas, ya que a diferencia de lo que son los robados (ya sabeis, esas fotos que se hacen a desconocidos sin que se enteren) será cuestión de acercarse a desconocidos que te parezcan interesantes y pedirles que te dejen hacerles un retrato que luego les enviarás por correo electrónico. Así aprenderemos a buscar caras que nos parezcan fotográficamente interesantes. Si es gente mayor casi mejor, pues sus caras suelen transmitir expresiones que difícilmente. encontraremos en gente joven. Eso sí, si vas a colgar esa foto en Internet (tu web, redes sociales, etc.) diles que independientemente de que les mandarás la fotografía en alta resolución, la podrán ver en Internet.

Y como propuestas creo que ya tenemos para unos días de entretenimiento para recuperar esas ganas de hacer fotos aunque sean con el móvil (aunque si pides a alguien hacerle un retrato con el móvil lo mismo te manda a tomar viento).

Está claro que puedes hacer otras cosas sin salir de casa, pero entonces nos apoltronamos y no buscamos la cámara porque nos da pereza, y tampoco es eso.

Si te ha gustado el reto, cuando termines puedes combinar las proupestas como te apetezca (fotos de color “X” que dominen un grafitti en una “tarjeta-carrete”, por ejemplo). Osea que puedes estar entretenido durante una temporada.

Obviamente hay cientos de posibilidades. Si te viene alguna a la mente no dudes en comentárnosla para tenerla en cuenta.

Salut!

Dejar una opinión