PERO TE COBRAN LA BOLSA (CON UN PAR)

publicado en: COMERCIO, ECOLOGÍA | 0
¿Es necesario usar tanto plástico?

Este sábado fui a comprar al Carrefour que hay en Santa Susana y, por enésima vez, se confirma la hipocresía de la ecología de este centro comercial (desconozco si en otros hacen lo mismo).

Desde hace un tiempo la Ley obliga a cobrar las bolsas de plástico que antes nos regalaban en la caja en el momento de pagar.

Según dicen, la intención de este acto es reducir la cantidad de bolsas que se utilizan y proteger así al Medio Ambiente, lo cual me parece fantástico ya que estamos en una situación muy delicada que tenemos que revertir urgentemente del modo que sea posible.

Desde que nos cobran las bolsas, eso sí, podemos ver que el plástico es más grueso, más resistente, de más calidad, vamos. O lo que es lo mismo, un plástico que supongo al Medio Ambiente le debe costar más destruir debido precisamente a que es más grueso y resistente, lo cual se contradice con la intención de protegerlo, aunque parece que pagando la bolsa el tema queda solventado, claro.

Dicen que así podemos reutilizar esas bolsas, pero no nos engañemos, no mucha gente lo hace. Casi todos vamos con bolsas hechas también de plástico pero muchísimo más resistentes, como esas azules del Ikea que no se rompen ni a martillazos.

Pero en cambio, si vas a comprar algo en la carnicería, charcutería o pescadería parece que el tema ecológico queda en un cuarto o quinto plano, porque te envuelven la compra como si la intención de cargarse el planeta fuese un reto que tuviese premio.

Ya tiempo atrás, en la charcutería, le hice el comentario a la chica que me atendía sobre la contradicción de cobrar las bolsas a la vez que se utiliza plástico y porexpan para envolver la carne. Ella misma me reconoció la incongruencia e incluso me dijo que lo habían comentado (supongo que con quienes mandan, claro) pero que les obligaban a envolverlo de ese modo.

Días más tarde lo volvía a comentar con otro chico que me atendió, quien se encogió de hombros a la vez que me daba la razón pero que “era lo que les decían que tenían que hacer”. Y como es lógico y más en los tiempos que corren, “donde hay patrón….”

Y este sábado en la pescadería se repitió el caso, pero es lo que les mandan hacer.

Si tenemos en cuenta que una bolsa de plástico y el papel film pueden necesitar hasta 450 años para descomoponerse de forma natural, si añadimos una bandeja de porexpan que no es biodegradable, ya tenemos el cóctel perfecto para demostrar que eso del medio ambiente nos la trae más bien floja.

Estas bandejas de porexpan no se degradan, sino que si las dejamos a la intemperie en unos 100 años se habrán dividido en partes más pequeñas, pero no serán absorbidas por el Medio Ambiente por no ser en absoluto biodegradables, sino que pasarán a formar parte del entorno en el que se dividan.

Entonces, visto esto, ¿se puede creer que realmente esta empresa busque respetar el Medio Ambiente cuando para una pieza de pescado utilizan una bandeja de porex envuelta en película plástica que a su vez se introduce en una bolsa de plástico transparente?.

Personalmente, creo que no. El negocio del plástico es demasiado goloso para dejar de utilizar plástico donde antes se usaba papel.

Y mientras tanto, “¿quiere bolsa? Porque la tengo que cobrar para proteger al Medio Ambiente”.

¿Proteger al Medio Ambiente? Los cojones, vamos.

Salut!

Dejar una opinión