SR. RIVERA, ¿PARTIRSE LA CARA POR HABLAR EN CATALÁN Y EN CASTELLANO?

Señor Rivera, si ya mi concepto de clase política es preocupante porque son quienes entran en ese concepto los que dicen que nos gobiernan, lo leído hoy en la publicación online “elmon.cat” me ha confirmado que usted no es una excepción.

Recrimina a la Sra. Colau que no haya puesto pantallas en la calle para ver un partido de fútbol.

Vamos a ver, ¿por qué ese dinero que han destinado a ver el fútbol en la calle no lo utilizáis para otras cosas quizá menos importantes para vosotros como podría ser pagar aunque sea durante un simple día el comedor de chavales de un solo colegio que no tienen recursos para pagarse ese almuerzo?

¿Por qué no destináis ese dinero a otras acciones sociales como podría ser alimentar aunque sea un simple día a quienes no pueden comer porque viven en la calle removiendo contenedores?

¿Por qué no dedica ese dinero a, por ejemplo, pagar algún tratamiento a alguien que no se lo pueda pagar por esos recortes en la sanidad pública, que no gratuita porque la pagamos con nuestros impuestos, que tan alegremente están podando?

Y si eso no les convence, ¿por qué no han donado ese dinero a alguna ONG o colaborado con alguna investigación médica de esas que no reciben fondos ni de casualidad?

No, para usted lo que manda es el fútbol. De este modo tiene a la gente aplaudiendo a deportistas que cobran verdaderas fortunas para después del partido pensar en el buen rato que Rivera les ha hecho pasar en la calle y que poco a poco vuelvan a la realidad: que quizá muchos mañana no tengan trabajo al que ir, no tengan con qué llenar la nevera o incluso no tengan con qué alimentar a sus hijos. Usted, Sr. Rivera, demuestra ser un populista más en este teatro de la política española.

“¡Colau no quiere poner pantallas para ver el fútbol en la calle”! ¿Y?. ¿Acaso ese partido para el que han llenado el Passeig Sant Joan de Barcelona va a dar de comer a esas personas que no tienen qué echarse a la boca? ¿Acaso ha abierto alguna de las guarderías cerradas por los recortes? Me da a mí que no, Sr. Rivera. Es usted un populista que amaga tras el fútbol la vergonzosa desfachatez política de este país.

Usted, Sr. Rivera, debe ser de quienes esperan que “La Roja” llegue lo más lejos posible para que así la gente esté más pendiente del fútbol que pensar a quien votar de verdad porque al fin y al cabo serán quienes decidan el futuro de la sociedad. Es mejor distraer de sus programas políticos. Y cuando digo “sus” no me refiero sólo a “C’s” (que muy patriota usted, pero utiliza el “’s” como se usa en el idioma inglés, manda huevos), sino a toda la caterva política que nos quiere convencer de sus milagros para no conseguir nada. Porque ustedes no gobiernan, no nos quiera engañar. Gobiernan en Europa y en la OTAN y ustedes, como corderitos, obedecen.

Y para aderezar el barriobajerismo de su discurso suelta en Sevilla la gilipollez, la mentira, la falsedad, la traición a Cataluña que “vengo de una tierra donde te tienes que partir la cara […] para poder hablar en catalán y en castellano […].

Pues permítame que le diga, Sr. Rivera, que el hecho de que esto no sea como a usted le gustaría que fuese no quiere decir que sea cierto lo que usted dice.

Yo, autónomo que tiene una tienda en Cataluña a la que crujen a impuestos, nunca, jamás, he visto a nadie que recrimine a otro por hablar en castellano. En mi tienda y en TODAS LAS QUE HE ESTADO en Cataluña cuando alguien ha entrado hablando en castellano, se le ha atendido en castellano. Si esa persona entendía el catalán, se le ha hablado en catalán y el otro en castellano. Y tan amigos.

Gracias a mentiras como la que usted suelta por ahí tengo amigos no catalanes que viven distribuidos por la geografía española que hasta han tenido miedo de entrar en una tienda de Barcelona por no hablar catalán. Al salir de esa tienda se han dado cuenta de que lo que se dice sobre el catalán es una burda mentira que a fuerza de repetirla, cala en las mentes de quienes no conocen esta tierra.

Gracias a la chupada de lo haga falta para conseguir votos, mentiras como la suya han hecho que gente que ha venido a trabajar a Cataluña estuviese acojonada de salir a la calle porque no hablaban catalán hasta que han visto que NADIE les obligaba a hablar catalán. Si sólo habla castellano, aquí todos los catalanes somos, como mínimo, bilingües. Y hablamos castellano a quien se nos dirija en castellano.

Gracias a sus ansias de votos hay gente que estando en Madrid ha hablado por teléfono con alguien de Barcelona en catalán y quien estaba a su lado le ha recriminado no usar el castellano para esa comunicación. ¿Y qué cojones le interesa al de al lado qué se habla por teléfono? Seguramente si en lugar de catalán hubiese sido inglés, francés, italiano, portugués… no habría pasado nada. ¿Pero catalán? ¿Dónde se ha visto tal desfachatez?

Pues eso es lo que elementos como usted, Sr. Rivera, los políticos españoles están sembrando. Odio entre iguales.

En Cataluña puede usted salir a la calle y podrá escuchar hablar catalán y castellano en todos los rincones. Y seguro que lo sabe, porque usted tonto no lo es (o quizá no tanto).

Pero fuera de Cataluña tiene que ganar votos y si para eso tiene que mentir sobre su “patria chica”, pues miente. Debe pensar que “como ahí no se enterarán porque lo digo en castellano… pues a lo mío”.

Vale, ya sé que aquí se queman banderas españolas, que se pita el himno nacional, que a Alicia Sánchez Camacho se la echó de un mercado de Vic y muchas otras barbaridades, pero no olvide que todas y cada una de esas acciones recriminables tienen todas un mismo origen: los políticos que nos gobiernan, que en lugar de estrechar lazos, nos enfrentan unos a otros.

Yo lo tengo claro, Sr. Rivera, si hubiese habido algún remoto atisbo de votarles, se lo acaba de cargar. Y cada día me atrae más la posibilidad de votar al PACMA. Que no tendrán poder, que no gobernarán, pero al menos esta gente no nos engaña y demuestran tener más corazón por los animales que ustedes por las personas.

Y por si le pasa por la cabeza, le quiero dejar claro que no soy simpatizante de Colau, no soy independentista y no me he escondido de ello incluso hablando con gente de la ANC, de ERC y hasta de la CUP. Hablo y escribo castellano donde le da la gana por toda Cataluña y nunca nunca nunca nadie me ha recriminado el no hablar o escribir en catalán. Y a mis 51 años creo que ya he tenido suficientes oportunidades para que alguien me llamara la atención por ello, pero ni así, oiga.

Si lo que ha publicado “elmon.cat” es mentira, espero que usted se digne a tomar las medidas oportunas por difamación. Si no lo hace, entenderé que lo que han publicado es cierto, y si es así, Sr. Rivera, usted no es mejor que el resto de la especie política que abunda por este país.

Salut!

2 Respuestas

  1. Emiliano Moreno

    No sólo es cierto lo que Jordi dice, sino que cuando hay educación, no hay barreras de idiomas.
    Bien lo sabemos todos los que vivimos en un país que recibe a 5 millones de turistas en un mes , todos los años.
    Tengo la suerte de discrepar con Jordi numerosas veces y casi siempre he aprendido algo de él. Yo, que suelo decir “que el mejor político, en coma, en un hospital privado”. Aseguro -y lo dice un madrileño que vive en zona independentista, cerca de Vic- que nadie , nunca me hizo de menos por no hablar catalán , y ahora después de 10 años , añado, correctamente. Nunca. Nadie.
    Pero la falta de educación es un mal muy beneficioso a políticos sin ideas. Porque son los maleducados-incultos, carne de urna barata.
    Vivo en un pueblo precioso en donde no ha habido “wevos” de pegar un cartel ni del Psc, ni de Podemos, ni de otros partido que no sea Independentista.
    Donde la infraestructura de comunicaciones no permite escuchar ninguna emisora que no sea RNE1, en castellano. Espectacular. Es como si quisieran crean un enemigo interno, como si quisieran una excusa. El tiempo dirá. Gracias Jordi por decir lo que yo no me he atrevido a decir.

  2. Genial Jordi, tens tota la raó i dons en el clau del que és aquest senyor i molts politics en general

Dejar una opinión