¿Se nos va la pinza con el Photoshop?

publicado en: FOTOGRAFÍA, PROCESADO FOTOGRÁFICO | 0

No es nuevo el debate acerca del procesado de las fotografías, que si se pueden procesar lo que te de la gana, que si la fotografía tiene que ser purista, que si no tienen nada que ver lo fotografiado con lo que nos enseñan….

Y es que hay opiniones para todos los gustos, y mi punto de vista sobre el tema es que:

 

– Para los puristas de la fotografía, que vuelvan a la analógica y dejen a los demás hacer lo que les de la gana con sus fotos que para eso son suyas. Y si quieren ser repuristas, que vuelvan a la fotografía con placas, que el carrete fotográfico fue un avance tecnológico.

 

– Para los que dicen que todas las fotos se tienen que pasar por Photoshop (o Corel Photo Paint, Aperture, Lightroom… o cualquier otro programa de edición) porque sino son malas fotos, quizá les iría bien aprender algo de fotografía en sí misma.

 

– Para quienes dicen que la fotografía debe ser lo que ha fotografiado y debe transmitir la realidad decirles que entonces nos cargamos la fotografía en blanco y negro, pues el mundo es en colores, por más jodido que esté.

 

– Para quienes se creen que lo saben todo de fotografía, que bajen del pedestal que aquí nadie lo sabe todo de nada, que siempre se puede aprender e incluso enseñar.

 

Eso sí, hay gente que cuando pone la foto en el ordenador parece que se les va la olla y aplican tantos filtros, procesados y manipulaciones de lo que tienen delante que cualquier parecido con la fotografía es mera coincidencia. Y cuando se encariñan con un filtro y/o procesado no hay quien los saque de ahí. He visto cómo un fotógrafo que creo que hizo buenas fotos y las pasaba todas por el filtro del carboncillo como si fuesen dibujos. Una foto es curiosa, dos hacen gracia… pero treinta ya denotan que ese hombre tiene un trauma por no saber dibujar y lo compensa con ese filtro o es que no tiene ni puta idea de otros métodos. Y digo que creo que las hizo porque fotografía como tal no vi ni una, todo eran “carboncillos” que todo el mundo aplaudía como si fuese hecho todo a mano, y es que tengo la sensación de que hay mucho peloteo en el mundo de la fotografía y pocos se atreven a dar una opinión sincera, no vayamos a perder las amistades.

 

Claro que entonces si a uno le aplauden el hacer siempre lo mismo, su nivel de ego y vanidad sube a las nubes y no hará otra cosa no sea que le den un empujón y caiga al agua. Y es que los egos son muy importantes (y a partir de cierto nivel, son también bastante malos).

 

Después tenemos los adictos a los HDR, que aplican este procesado hasta al desayuno del perro (¿es necesario hacer esa foto?). Es un método que en buenas manos puede hacer grandes trabajos que no muestren ese procesado, pero beneficien a la imagen enórmemente. El problema está en que pocos saben hacerlo como es debido y cuando los que no saben no saben que no saben y creen que saben (¡toma ya!), hacen unos HDR que chirría hasta el monitor, pero ellos felices, eso sí.

 

Luego tenemos quien tiene una foto en la que debe aclarar u oscurecer una parte de esta porque ha quedado sobre/sub expuesta y agarra el pincel para corregir ese problema y deja la zona procesada como si fuese un santo: con aura. Y es que hacerlo bien lleva tiempo, y a veces queremos enseñar las fotos con tanta prisa que no atinamos en estos detalles. Y luego la foto es una mierda, claro.

 

Yo soy de la opinión de que si una foto no necesita procesado, es necesario no hacer ningún procesado en esa foto. Y si necesita un toque hacerlo con cuidado, que se note lo menos posible.

 

Si dominas un proceso de fotografía no está de más que aprendas otro, y así cada vez que acabes dominando ese trabajo. De este modo podrás aplicar distintos métodos según la fotografía, porque no todas nececistan pasar por lo mismo para ser mejores fotos.

 

Salut!

Dejar una opinión