REGALOS NAVIDEÑOS

publicado en: COMERCIO, SOCIEDAD | 0

Estamos a punto de cruzar el ecuador del mes de diciembre y en nada nos plantamos a las puertas de la navidad propiamente dicha, donde los excesos alimentarios son habituales a la par que las discusiones con ese cuñado que sabe de todo y no tiene ni puta idea, es decir, igual que nosotros a sus ojos, aunque debo reconocer que en mi caso tengo unos de esos cuñados con los que nunca se discute porque no nos tenemos que demostrar nada delante de nadie.

Y entre las discusiones navideñas llegan los presupuestos para regalos, considerando unos que siempre se gasta poco y otros que siempre se gasta demasiado y a veces incluso en gente que no se merece ni el turrón del duro que nadie quiere.

Una cosa son los crios, que tienen esa ilusión impagable que hace que la navidad sea algo para lo que merece la pena pasar todo el año haciendo bondad.

Pero otra cosa somos los adultos cuya ilusión se acaba cuando vemos que el dia 22 tenemos que seguir trabajando como siempre para poder llegar a fin de mes y poner el plato en la mesa.

Para estos adultos el tema regalos es algo que nos sobra en gran medida, y yo me incluyo en ese grupo, pero la situación impone seguir costumbres que no tienen más objeto que mantener el estado consumista que nos invade a la par que llena contenedores de cajas y papel de regalo.

Muchas veces se dice eso de “tenemos un presupuesto de 15 euros por persona parar regalos”, y resulta que has de hacer regalos para 10 personas, es decir, que la broma te sale por 150 euros suponiendo que te gastes el tope de presupuesto.

Y eso teniendo en cuenta que quizá con los 15 euros lo que puedas comprar no sea del agrado del destinatario, lo cual implicaría o bien que lo devuelva a la tienda (inclúyase tiquet de compra, si es tan amable), en un cajón o vendido el wallapop. Total, que pueden ser 15 euros tirados a la basura. Y eso sin contar que quizá tu regalo es cutre y acaba de igual modo.

Esta situación se puede multiplicar por 9 si cada uno de los participantes te hace un regalo a tí. Total, que te vas a casa con una carretilla de “criapolvos” o “pasto de wallapop” en el mejor de los casos (esperemos que al menos uno de los regalos te sirva de algo, que estadísticamente también puede pasar).

¿Solución para estas situaciones?, pues cambiar el juego de hacer un regalo por autorregalarse algo con ese mismo presupuesto. Así seguro que todo el mundo acierta e incluso habría sido más generoso en cuanto a lo que se podía gastar en regalos.

A mi me dicen que esos 150 euros que tenía para gastarme en los demás me los gaste en algo para mí y tened por seguro que acierto en el regalo del mismo modo que los demás también acertarán con los suyos. Sería como la “fiesta del regalo acertado” en el que todo el mundo estaría contento con lo que reciba porque lo habrá elegido él mismo y encima en lugar de volver para casa con 9 objetos de dudosa utilidad, volverías contento con algo que realmente te haga gracia, lo cual es de agradecer.

Sería otro modo de ver la navidad y sacar provecho de ese consumismo impuesto en el que acabamos llenos de objetos que suelen acabar en un rincón sin saber qué hacer con ellos.

Salut!

Dejar una opinión