HAY PRENSA CUYA IGNORANCIA SE RIEGA CON APLAUSOS

El pasado martes 25 de este mes, un fanático descerebrado ha entrado a España por Melilla al grito de “Alá es grande” y, amenazando con un cuchillo de los gordos, ha sido reducido por la Policía Nacional de modo que lo han podido detener sin necesidad de pegarle un tiro como habrían hecho en otros lugares de este redondo mundo.

De entrada, felicitar a la Policía Nacional por esta intervención que aunque ha costado una herida a uno de sus componentes, ha evitado que un malnacido de estos campe a sus anchas por España gracias a la mierda de leyes que tenemos respecto a la inmigración que no hace más que gritar un efecto llamada que da pie a situaciones como esta entre otras muchas. Pueden estar seguros que evitando la entrada de ese elemento han salvado algunas vidas.

Hasta ahí, la noticia. Pero la cosa no podía quedar ahí, no. En la cadena de “La Sexta” ha salido una abogada criticando la actuación policial tachándola de desmesurada y diciendo, no se lo pierdan, que si ella defendiese a ese inmigrante los denunciaría por “actuación desproporcionada” (LA SEXTA – YOUTUBE). Es decir, que un tío viene con un cuchillo de los gordos gritando que “Alá es grande” después de pasar la frontera y entrar en un país en “Alerta terrorista yihadista de nivel 4 sobre 5” y dices que la actuación ha sido desproporcionada cuando la víctima ha sido el agente que ha recibido el corte con ese cuchillo. Actuación desproporcionada cuando el imbécil ese sigue vivo y no ha recibido un disparo que es lo que le habría pasado en otros países.

Pues mira por donde, te recomiendo, lista de los bemoles, ir a la frontera de Melilla y ponerte en la piel de esos policías que seguramente con su intervención “desproporcionada” han evitado más de una muerte en España. Aunque claro, otra opción es que te dejaran a ti solita delante de ese tío y que se desahogara contigo para, más tarde, detenerle con dulces palabras de ánimo.

Enfréntate tú a un fanático religioso con un cuchillo sin sacar la pistola y sólo con el escudo protector, a ver qué tal te va la cosa.

Ah, si, que estos policías reciben formación para saber actuar en estos casos, claro. Pero una cosa es la teoría donde todo está controlado y otra cosa muy distinta es tener a alguien armado delante con ganas de hacerte un ojal en el ombligo y detenerlo sin sacar la arma (si la llegan a sacar hasta pides que les corten la cabeza, vamos).

Sinceramente, cuando uno ve declaraciones como esta se puede dar cuenta de que hay mucho gilipollas con ojos que habla sin saber y mucho menos pensar. Y es que los aplausos de sus palmeros les reducen esos dos dedos de frente que se deberían tener antes de abrir la boca y criticar la labor de quienes día a día se juegan la vida para que los demás podamos andar tranquilos por las calles.

Salut!

Dejar una opinión