Peligro: inmigración intolerante descontrolada. O hacemos algo, o nos harán algo.

Dia sí y día también aparecen noticias en los medios en referencia a los refugiados y no es extraño ver poblaciones en las que han colgado el cartel de “bienvenidos refugiados” o “el pueblo tal es acogedor de refugiados”.

Está claro que esta situación tiene una base muy inestable en la que podemos caer todos bajo las botas de quienes tienen ganas de pisotear a quien pretende ayudarle.

Es curioso que una guerra empezada por los USA a raiz del 11-S da lugar a problemas que pagamos en Europa, no en los USA salvo los atentados terroristas que hayan ocurrido. Y en el caso de Síria, Rusia mete baza por unos intereses tácticos militares que le interesa conservar gracias a la amistad con Al-Assad.

Según dice, ISIS tiene su origen en la CIA y ha servido para aumentar el clima de terror en los lugares donde se manifiestan, con decapitaciones públicas, aplicación estrictísima de la sharia y unas ansias de propagar su egemonía difíciles de controlar.

Y como era de esperar, el terror de estas organizaciones ha dado lugar a flujos migratorios que, si los que mandan no se hubiesen metido donde nadie los llama, no estaríamos en esta situación.

En la actualidad tenemos decenas de miles de personas no europeas intentando acceder a nuestra sociedad. Muchos vendrán huyendo de la guerra que los antes mencionados han abonado en sus países, pero otros muchos vienen a vivir de Occidente a la vez que lo debilitan gracias a unas palabras que ofenden al más pintado: racista, fascista y xenófobo y a las que se ha añadido “nazi”.

Pues bien, esta situación se está complicando día a día, y la solución no parece proceder de nuestros dirigentes a menos que empiecen a crecer los partidos de ultraderecha que dicen tener una solución, algo radical, sí, pero no parece que vayan con chiquitas.

Y cuando estos partidos van creciendo los que mandan se asustan y ponen en marcha su máquina de propaganda para desprestigiarlos… y les funciona, con lo que una Europa cada vez más débil socialmente hablando, va cayendo en manos del fanatismo religioso. Y cuando alguien levanta la voz al respecto siempre se oye quien habla de la Inquisición, como si nosotros tuviésemos alguna culpa de lo sucedido. Y no se dan cuenta de que con esta actitud están favoreciendo la reaparición de una nueva Inquisición… musulmana.

Nos venden que el Islam es paz, pero quienes defienden esa idea no recuerdan que en esos países se aplica la pena de muerte ya sea decapitando como colgando a quienes no profesan la lei islámica, son homosexuales o no cumplen con la ley coránica que manda en sus estados teocráticos.

Pensemos que bajo el islam, las principales vícitimas son musulmanes que opinan de modo distinto a los islamistas. Entonces, si a sus “hermanos musulmanes” los matan, ¿qué esperan que hagan con nosotros?.

A todos los que defienden esa muticulturalidad y apertura de fronteras, les recomiendo ver la totalidad de ESTE o ESTE OTRO vídeo de youtube.

Da mucho que pensar y mucho más que temer. Y lo digo sin ser ni racista ni fascista ni nada de eso, pero sí soy “actitudista” y es que determinadas actitudes no se pueden permitir en la sociedad occidental, pues de hacerlo las consecuencias serán nefastas.

Salut!

Dejar una opinión