YO NO ADOCTRINO, PERO TU ADOCTRINAS, ÉL ADOCTRINA…

Últimamente estoy viendo cómo aumentan los comentarios anti-catalanes por parte de unionistas, y esto ya cansa.

Vale, que no son anti-catalanes, sino anti-independentismo, pero es que tal como lo venden parece que odien lo que les rodea siempre que sea catalán.

El otro día vi una portada de un medio de comunicación (el ABC, vamos), donde hacían eco de la declaración de un mecánico de Barcelona que aseguraba que “«Es un ambiente prebélico», «es una verdadera locura…», «la gente no sale de su casa, los mayores están yendo al supermercado para acopiar comida como en la guerra»” (http://www.abc.es/espana/abci-cataluna-gente-peligro-201710050339_noticia.html) y claro, en lugar de venir a Cataluña y pasearse por sus calles, escuchar a la gente y visitar esos supermercados de los que habla el mecánico, lo publican y hala, que sea lo que Dios quera.

No deja de ser interesante ver cómo quienes no tienen más razones que su modo de ver las cosas extrapolan lo que ven.

Si un mecánico dice que la gente va a acopiar alimentos, entienden que todos hacemos lo mismo.

Claro que a esos comentarios lees en las RRSS a gente que dice, así, sin despeinarse que “Barcelona es en estos días una ciudad deprimida, políticamente desahuciada y con brotes de odio…“.

Si tres coches de la GC son destruidos por los manifestantes (vehículos que quedaron abandonados con armas en su interior, lo cual no pueden hacer según dicen que reza su reglamento) resulta que aquí hay violencia supongo que generada por el odio del que habla.

¿Brotes de odio?. Vamos a ver, ¿qué es un brote de odio?, ¿manifestarse pacíficamente para demostrar la desconformidad de que detengan a dos líderes como los dirigentes de Omnium y la ANC? Entonces ¿odio es manifestar públicamente el descontento que uno siente por una actuación de quienes mandan? Pues vamos bien. Más odio rezuma defender la imposición de un gobierno que no se ha votado, porque guste o no, la realidad dice que el PP y C’s son minoría aquí y son quienes más defienden el artículo 155. Quizá porque si no es “por cojones” aquí no mandarán ni por prescripción facultativa.

Yo debo vivir una realidad paralela, ya que no he visto ni descontento ni odio ni ambiente pre-bélico ni tampoco he visto a la gente mayor haciendo acopio de alimentos “como en la guerra”. ¡Y eso que trabajo delante mismo del mercado municipal y he ido a comprar a los supermercados como todo el mundo!

No he detectado odio alguno, pero sí cabreo por lo que estamos viviendo, un Gobierno que se dice democrático y que pretende gobernar una parte de España en la que no obtuvo más que 1 alcaldía y con un 8% de votos dice tener derecho a imponer su gobierno porque no está de acuerdo con el que fue elegido democráticamente en las urnas. Y luego quieren dar lecciones de democracia.

TODO ES RELATIVO, SOBRE TODO SEGÚN DE QUIEN HABLEMOS

Es alarmante cómo se puede manipular la realidad. Si en Cataluña sale casi un millón de manifestantes para exigir algo, resulta que somos una minoría, pero claro, si ese millón sale a las mismas calles incluyendo los que vinieron del resto de España, resulta que son la “mayoría silenciada”. Manda huevos.

Vamos a hacer cálculos:

Cataluña tiene 7.000.000 de habitantes. De estos, 1.000.000 se manifiesta, es decir, aproximadamente un 14,28%

España, incluyendo Cataluña tiene 47.000.000 de habitantes, y de estos, un 1.000.000 se manifiesta en Cataluña, es decir un 2,1%. Y entendamos que en ese millón se incluyen los unionistas que viven en Cataluña.

Y con esas cifras dicen tener la autoridad suficiente para decirnos que son una mayoría silenciada. Si, ya.

Eso sí, ese millón de manifestantes que son el 14,28% de los catalanes, salvo los tres coches de la GC, no han roto una papelera en todas las manifestaciones que han llevado a cabo, y son unas cuantas. Unas con 1MM de personas y otras con 200.000. Pero sólo eso de los coches que ya ha sido debidamente denunciado.C

En cambio, en la manifestación donde participó el 2,1% de unionistas en las calles de Cataluña al final hubo altercados.

Y el 12-O, otro tanto, destrozos en una cafetería de la Pl. Cataluña. Pero mira por donde, no por eso extrapolamos esos hechos a tooooodos los españoles unionistas.

Pero eso sí, los violentos, los malos, los que odian y esas cosas somos los catalanes que dicen vamos a ser gobernados por un gobierno que aquí ha sacado una ridícula minoría y que saca pecho cuando dice que va a hacer respetar la legalidad vigente. Una legalidad que se la pasan por el forro los cojones cuando son ellos quienes tienen que cumplirla (http://www.20minutos.es/noticia/2071993/0/espana-ue-ce/infracciones-infractores/expedientes-sanciones ).

Dice que va a controlar TV3 para que sea imparcial, cuando hasta los trabajadores de TVE se tuvieron que plantar por la poca imparcialidad de sus noticias (http://vertele.eldiario.es/noticias/Trabajadores-TVE-Catalunya-denuncian-manipulacion_0_1942005786.html , http://www.eldiario.es/sociedad/trabajadores-TVE-informativos-propaganda-PP_0_478753127.html , http://www.elnacional.cat/es/politica/tve-manipulacion-manifestacion-referendum_194145_102.html ) y hasta una periodista ha tenido que denunciar en el congreso la manipulación mediática a la que someten a los periodistas de TVE que, curiosamente, está subvencionada por el Gobierno (https://www.youtube.com/watch?v=NkYxmu6kNXM).

Y eso alimenta aún más a quienes extrapolan lo que ven en su barrio a todo el universo de Cataluña. Les da más alas porque esos medios que popularmente ya se les conoce como “la caverna” les tienen con las orejeras de los burros, que sólo miran al frente. Eso sí, luego somos los catalanes quienes adoctrinamos.

¿Qué ven un libro sobre la independencia hecho con dibujitos para críos?, pues nada, eso es lo que leen todos los niños catalanes para irse a dormir (me pregunto por qué no hay libros que contrarresten a las publicaciones independentistas)

¿Qué en una escuela se puede demostrar que se adoctrinan a los críos? Pues nada, nada, a cagarse en el puto barco de Chanquete y a vociferar casi que eso pasa desde parvulitos hasta la universidad si es necesario. Si hasta dicen que se persigue a quien habla castellano. Y sin despeinarse, oiga.

¿Qué en una tienda se niegan a atender a alguien en castellano?, pues no te preocupes que en nada resultará que eso pasa en toooooda Cataluña. (por cierto, en un comercio que es una empresa privada, el propietario tiene derecho a establecer cómo se trabaja en su tienda siempre que sea dentro de la Ley)

Y así hasta el infinito y más allá. Y los que no saben nada de Cataluña pero que “Cataluña es suya” van y se lo creen, porque no ven más allá de sus narices.

Está claro que hay escuelas en las que se toca el tema político desde la vertiente independentista, y eso es denunciable y se tiene que denunciar.

No hay duda de que hay publicaciones infantiles que tocan el tema político y eso no está bien en absoluto, pero no nos engañemos, son los padres quienes deciden si comprar o no ese libro y sólo los padres pueden decidir sobre lo que deben aprender sus retoños. También los unionistas hacen lo mismo con sus hijos… uy, no, que se quejan de lo de los independentistas, pero ¿se han preocupado de hacer ese mismo tipo de libros pero explicando su punto de vista? Pues parece que no, no sé. ¿Será que es mejor quejarse que hacer algo positivo? Quizá que hagan lo mismo pero explicando las bondades del unionismo, que eso es algo que supongo se puede hacer.

Además también tenemos que oír eso de que Cataluña es también suya y que tienen derecho a decidir sobre ella. Ya pero, ¿alguien les ha dicho que si nos independizamos Cataluña se queda dónde está y que podrán venir aquí cuando les plazca? Si el problema es que se tendrán que sacar el pasaporte que se lo miren desde el punto de vista de que por fin así podrán salir al extranjero sin necesidad de aprender idiomas, que aquí somos bilingües. Enga, ¡que tener pasaporte no muerde!

Sobre eso de decidir sobre Cataluña, el otro día vi un vídeo titulado “ESTE VÍDEO DESMONTA EL REFERENDUM CATALAN EN 5 MINUTOS. IMPOSIBLE ESTAR A FAVOR DESPUÉS DE VERLO“ (https://www.youtube.com/watch?v=i0IimKulP0w) y, de verdad, quien crea que eso son argumentos es que está tan apollardao como el que ha grabado el vídeo. Dice que si uno pertenece a un pueblo todo el pueblo decide sobre, por ejemplo, construir una plaza. Pues este chaval no habrá salido de su pueblo en su vida, porque en Barcelona, por ejemplo, se han votado modificaciones de barrios en el propio barrio, y en Masnou, cuando años atrás se decidía sobre la urbanización del barrio de Los Bloques, decidió ese barrio, y los demás veíamos como eso cambiaba sin nuestra opinión. ¿Por qué?, pues porque era SU barrio, no el nuestro. Lo “nuestro” es el pueblo, pero no su barrio como el nuestro no es el suyo.

Quizá en su pueblo todo el mundo decida sobre barrios que lo mismo no ha visitado en su vida, pero pensar que eso es un argumento que “desmonta el referéndum” vamos, es de ser más corto que la picha de un virus.

Manifestación ultra-derecha Barcelona 2017 © Jordi Manrique

Al final estamos en una situación en la que los medios tienen a su rebaño controlado. TV3 tiene el suyo y TVE tiene el otro, los padres unionistas llevan a sus hijos a las fiestas unionistas pero no ven con buenos ojos que los indepes vayan con sus hijos con esteladas. ¿Quiénes son ellos para decidir cómo tienen que ser educados los hijos de los demás?

Manifestación ultra-derecha Barcelona 2017 © Jordi Manrique

¿Verían bien que los demás se metieran en cómo educan a sus hijos?, No, ¿verdad? Pues quizá antes de hablar piensen en si les gustaría que los demás hicieran con ellos lo que hacen ellos mismos con quienes actúan diferente. 

Y sobre adoctrinamiento en las aulas, ¿Quiénes acusan de adoctrinamiento a los centros catalanes por qué no se meten con el adoctrinamiento religioso que se lleva a cabo en algunas escuelas? Porque ya puestos a meterse con el prójimo….

Los catalanes, igual que cualquier hijo de vecino, educamos a nuestros hijos como nos da la gana. Si los queremos educar en el unionismo, lo hacemos y si lo queremos hacer en el independentismo, pues también lo hacemos.

Si no nos gusta un centro educativo, pues vamos a otro. Y si resulta que se lleva a cabo algo ilegal, pues se denuncia y que la justicia diga lo que tenga que decir.

Y si aun así uno está incómodo y no le gusta la situación, perdónenme porque alguno se va a cabrear, pero nadie obliga a nadie a estar donde no está a gusto. Si a mí no me gusta un sitio donde ocurre todo lo que dice la prensa, aunque mucho sea falso, discúlpenme ustedes, pero nadie obliga a nadie a quedarse donde no se está a gusto.

Y no estoy sugiriendo echar a nadie, sino sencillamente hago una reflexión acerca de la obligación de estar o no donde no se está a gusto. Que cada uno haga lo que quiera, pero que no toque las narices, que ya bastante nos las tocan los medios.

Y aprendamos todos a no extrapolar, que no es bueno y crea “tensiones y odio”. Sobre todo, alimentados por los extrapoladores en cuestión.

Salut!

P.D.: Si de mi dependiera, no se debería permitir a ningún menor participar en ninguna manifestación. Pero que cada padre haga lo que considere oportuno con sus hijos y su educación.

Dejar una opinión