Misión imposible 5 – Nación fantasma

publicado en: PELIS | 0

Bueno, ayer nos tomamos un respiro y nos fuimos al cine a ver “Mission Impossible 5 – Nación fantasma”, y disfruté como un crio.

Peli con más acción que en las versiones anteriores de lo que se está convirtiendo en una saga con adelantos tecnológicos que hoy en día nos parecen fruto de una imaginación fuera de lo común pero que lo mismo existe y no lo sabemos o está en ciernes y que lo veamos como en su día vimos cómo los “flopticals” eran lo más de lo más para grabar información y ya nadie se acuerda de esos discos que han sido substituidos por memorias mucho más rápidas y fiables.

No tengo ninguna intención de hacer spoiler de ningún tipo, pero quien vaya a ver la peli que sepa que ni Tom Cruise ni Rebecca Ferguson, la co-protagonista de la peli con unos ojazos espectaculares, no utilizan dobles en ninguna escena, y las hay que se la juegan de verdad.

En esta entrega aparecen momentos divertidos de esos que te sacan más de un par de risas, contando con actores para los que estas escenas les va como anillo al dedo. Parece que las anteriores películas de la serie carecían de este ingrediente que aun en las películas de acción se agradecen.

Cuenta también con la participación de un Alec Baldwin que tiene más importancia de la que pueda parecer. Y si no, estad atentos a la última frase de la película. Y eso no es un espoiler, sino que es lo que os hará estar pendientes hasta el final de una cadena de acontecimientos de acción a tope que deja a las otras misiones imposibles casi al nivel de un aprendiz.

Disfruté como un crio, y así como hay películas que para mi son bazofia (como “pixel” que no vale ni las pizzas que se comieron los porteros del estudio en la que se grabó), Mission Impossible 5 – Nación fantasma, es de las que vale la pena pagar lo que cuesta una entrada de cine.

Tiene una banda sonora fantástica con la archiconocida música que acompaña a esta serie desde sus inicios allá por los años 60, y unos efectos auditivos especiales que se disfrutan a tope si el cine tiene un equipo de sonido decente, porque hay lugares donde esto deja algo que desear.

Quien hubiese dicho por aquellos lejanos años 60 que lo que era una serie en la que las instrucciones estaban grabadas en un magnetofón portátil de bobina iba a ser substituido por unos inventos que son casi más de ciencia ficción que de cualquier otro género y que las cosas se les complicarían tanto como podemos ver en esta película.

Huelga decir que es de las pelis que yo califico de “tarifa plana” es decir, sentarse, desconectar de todo, no pensar y pasárselo pipa.

Eso sí, enemigos de la acción abstenerse o acabarán con un ataque de caspa en medio de la película.

Salut!

Dejar una opinión