La (ir)responsabilidad de mulchos padres ayuda a que pasen estas cosas

Antes de nada, decir que según parece, EL RUBIUS NO TIENE NADA QUE VER CON ESTA NOTICIA SALVO QUE ESE GRUPO DE FB ESTÁ DEDICADO A SUS VÍDEOS.

Según la noticia de La Vanguardia, se ha descubierto un grupo cerrado  en la red social Facebook dedicado al youtuber “El Rubius” que, estando presuntamente formada por menores de edad, se comparten vídeos pono que van desde los vídeos “fake” (en referencia a un presunto video porno del propio “El Rubius”) hasta la zoofilia y cuyo acceso es libre a todos quienes conforman ese grupo privado que, como he dicho antes, está presuntamente formado por menores de edad.

En la noticia se aconseja que los padres estén junto a sus hijos en el momento de conectarse a Internet y comprobar que quien aparece al otro lado de la pantalla sea realmente quien dice ser.

Todo esto está muy bien, pero olvidan que la edad mínima legal para tener Facebook son 13 años, y hay declaraciones de crios de 10 años que teniendo perfil ilegal en esta red social, lo que llama la atención no es eso, sino que haya visto esos vídeos porno, lo cual agrava aun más la situación.

Hace unos años colaboré en unas charlas junto con docentes y psicólogos acerca de los potenciales peligros de las redes sociales y el resultado fue realmente decepcionante.

Esas charlas las dábamos en los institutos y las escuelas interesadas en el asunto y que se encargaban de publicitarlo en los centros.

Cuando llegaba el día, no eran más de 10 las familias interesadas en el asunto, o lo que es lo mismo, de un instituto de secundaria con quizá más de 300 alumnos (pongamos 150 familias), sólo 10 de ellas, a lo sumo, estuvieron interesadas en la charla que ofrecíamos.

Quienes asistieron quedaron sorprendidos de lo que les explicamos y empezaron a tomar conciencia de los presuntos peligros de una red social sin control para sus hijos, pero sólo fueron 10 familias a lo sumo. En alguna ocasión sólo pudimos contar con el interés de tres o cuatro familias. Al resto les debía importar un rábano lo que pudiésemos decir.

Pude comprobar que la mayor parte de los padres no tenían ni idea de que la edad mínima para tener fb son 13 años y sus retoños menores de esa edad llevaban ya meses navegando por esa red social sin control paterno. Y luego se quejan de lo que llegan a ver y culpan a la red social de ello cuando fb no es más que el mensajero de lo que los participantes quieren ver y mostrar.

Es más sencillo dejar al crío delante de la pantalla a la aventura que tenerle que enseñar o tener que estar con él porque mientras está en el ordenador, no molesta.

Ahora ha salido esta noticia, pero ¿cuántos crios están viendo lo que no deberían mientras los padres están mirando pa Cuenca?.

El gran peligro de estas situaciones no es sólo lo que puedan ver, sino quien está realmente detrás de esos perfiles que cuelgan la pornografía que ha levantado ampollas en la noticia en cuestión. Y quizá esto dará paso a que en un futuro estos críos que están viendo lo que no deben, sean quienes promueven ese mismo contenido porque, inconscientemente, lo han acabado asumiendo como normal.

En ella hay un gravísimo delito que si de mi dependiera a los culpables les tocaba pudrirse en una celda de aislamiento de por vida, pues si bien puedo llegar a intentar comprender muchos delitos, el de la pornografía infantil es quizá el único que no me puedo ni plantear a comprender.

Pero hay algo entre lineas que me asusta, y es la desidia de muchos padres en cuanto a lo que acceden sus hijos en las redes. Y eso no es noticia.

Dejar una opinión