En defensa de (nuestro concepto de) la democracia

No descubrimos nada si hablando de política en lo que se refiere a Cataluña y el resto de España (porque Cataluña aun forma parte de España, guste o no y pese a quien pese) existe una tensión que no debe pasar del ambiente político hasta que alguien quiere mezclar churras con merinas y tenemos situaciones que no se deberían producir.

Y con ello me refiero a lo ocurrido con la asociación castellera de Puigcerdà, quienes aceptaron la invitación de la población madrileña de Torrejón de Ardoz.

Esta invitación fue “a pan y cuchillo, es decir con todos los gastos pagados por parte de los anfitriones para participar en las fiestas a los que fueron invitados.

Hasta ahí nada especial, pues no es extraño este tipo de invitaciones aunque quizá no con tantos gastos pagados, pero bueno, eso lo sabrán las demás agrupaciones castelleras por su propia experiencia.

¿Y dónde está el problema?, pues que los invitados “osaron” tocar el himno de España y representar la bandera española con componentes de dicha agrupación, lo cual ha cabreado y de qué manera a los miembros de ERC, de la ANC y a algunos participantes en las redes sociales, quienes menos guapos han llamado de todo a esa asociación gegantera.

¿Y porqué tanto revuelo?, pues porque esta asociación, como apolítica que es, nunca ha aceptado llevar la bandera estelada en sus actividades por considerar que no siendo una bandera oficial se trata de una bandera de una tendencia política, lo cual no encaja en los principios de dicha asociación, lo cual creo que es absolutamente acertado, pues como bien dicen la estelada no representa a todo el pueblo catalán, sino a quienes abogan por la independencia de este frente a España, y eso ya es política.

Las consecuencias para dicha colla ha sido que, de entrada, los componentes de dicha agrupación que son militantes o simpatizantes de ERC declinaron la invitación de Torrejón de Ardoz, lo cual llevaron a cabo por estar en su derecho de ir o no ir por lo que ellos consideren oportuno. Eso es cosa de cada cual.

Pero el problema no vino por aceptar esa invitación, sino por tocar el himno de España y representar su bandera, lo que me da a entender que quienes condenan dicha actitud no consideran a la parte de España de la que se quieren independizar como un territorio al que no quieren pertenecer ni política ni administrativamente, sino que con esta actitud parece que los consideran como el enemigo, y eso ya pasa de castaño oscuro.

¿Acaso los de Torrejón de Ardoz consideraron enemigos a los catalanes al invitarlos a sus fiestas?. La respuesta es no, sino que sencillamente consideraron su participación en sus festejos como una muestra cultural de una parte de España a la que con esta invitación ofrecieron su amistad y su entendimiento en cuanto al ambiente cultural, dejando de lado la política que tanto nos está enfrentando como en su día ocurrió en el 36 y ya sabemos como acabó la broma.

Ahora la asociación gegantera se enfrenta a la posibilidad de que el ayuntamiento de Puigcerdpa, miembro de la Asociación de Municipios por la Independencia, se plantea limitarles o incluso retirarles las subvenciones y el uso de las infraestructuras municipales para los ensayos, pues han cometido el “delito” de hacer uso de su derecho democrático de participar en las fiestas de un pueblo de Madrid a quienes agradecieron su invitación y hospitalidad con los actos ya mencionados.

Y no sólo eso, sino que algunos miembros de esa colla se han dado de baja de ella por considerar un ultraje su actitud en Madrid.

Parece ser que quienes gobiernas un pueblo olvidan que ese pueblo está organizado por gente que está a favor de su tendencia política pero también por gente que no comparte su ideología pero que no por ello deja de pagar sus impuestos y respetar las leyes, aunque estas estén aplicadas por la oposición.

Es vergonzoso ver situaciones como estas en las que la política pasa por encima de la cultura y el entendimiento.Que pasa por encima de la hermandad que pueda haber con otros pueblos y de la amistad que había antes entre dicha asociación y los que ahora gobiernan, parece ser que con mano de hierro, en Puigcerdà.

Si así es como pretenden gestionar la democracia posteriormente a una posible independencia catalana, lo siento pero no cuenten conmigo. Mi concepto de la democracia pasa por escuchar todas las opciones, respetar las que no coincidan con las mias y tener a las personas y a la cultura por encima de politiqueos.

Tengo amigos que no están a favor de la independencia y nunca nos hemos peleado por política por más que hayamos tenido discusiones acaloradas sobre el asunto.

Tengo amigos independentistas que aun estando contra todo lo que huela a español nunca permitiré que la política rompa esa amistad, porque aunque muchos crean lo contrario, yo no soy independentista, aunque da miedo seguir formando parte de un país que tiene el gobierno que tiene y que muchas de las mentiras vertidas sobre Cataluña alcen el vuelo sin tomar medidas al respecto.

Y aun no siendo independentista colaboro con la ANC cuando necesitan un reportaje fotográfico de las actividades que organizan como en las que participan llámese Via Catalana, “V” en Barcelona o “Via a la llibertad” de este 2015. Si bien no no comparto su ideología política sí haré todo lo que esté en mi mano para que la puedan manifestar,

Pero también me gustaría que esa actitud la tuvieran determinados componentes de la ANC, Omnium, ERC y demás formaciones independentistas. No coincidirán con algunas ideas y actitudes, pero que se metan en la cabeza que la democracia es eso, aceptar que otros puedan opinar distinto sin que ello implique tomar medidas contra esas tendencias.

¿Habría pasado lo mismo si hubiesen tocado el “good save the queen” y representado la bandera inglesa teniendo en cuenta que Inglaterra dió la espalda a Cataluña en 1714?. Seguro que no.

Pues señores radicales, su extremismo va contra la democracia que pretenden defender, y eso no va por buen camino.

Esa colla gegantera tenía el mismo derecho a hacer lo que hicieron de la misma manera que si viene un grupo cultural de Madrid tiene el derecho a tocar “Els Segadors” y formar la Senyera en agradecimiento a la hospitalidad del anfitrión?. Seguramente eso lo verían con buenos ojos, ¿verdad?. Aunque claro que viendo su terquedad cultural también cabe la posibilidad de que no permitan que “sangre madrileña” pise tierra catalana. En este caso sólo les queda argumentar que el Rh catalán es especial y que el pantone de nuestra sangre mola más que el de los “malísimos españoles”.

Sinceramente, la actitud de determinadas agrupaciones políticas, ya sea con sus simpatizantes o directamente de sus componentes, es vergonzosa y digna de la más enérgica condena.

Para quien quiera leer la noticia, pueden clicar en este enlace (está en catalán) pero si alguien la quiere leer en castellano, la he traducido:

Fuente: e-noticies

“Una agrupación gegantera enfurece a ERC al tocar el himno español

La Colla gegantera de Puigcerdà interpretó el himno español duratne un acto en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz. Del mismo modo formaron una bandera de España agripando a diferentes personas según informa El País

Con esto han provocado las crítics de muchos vecinos de Puigcerdá y tanto la ANC de la Cerdaña, como ERC y Reagrupament han pedido al Ayuntamiento, -soberanista ebn su totalidad. que impida que la colla desfile representando a la localidad gerundense. Por su lado, la colla gegantera defensa que son una asociación apolítica y estudia denunciar delante de los Mossos d’Esquadra las diferentes amenazas que están recibiendo en las redes sociales.

El responsable de la colla, Rafael Jiménez, defensa el apoliticismo de la entidad, motivo por el cual siempre se han negado desfilar llevando una Estelada cuando la ANC sed lo ha pedido. Aun así, no tuvieron problemas en tocar el himno español y formar la bandera en agradecimiento a Torrejón de Ardoz.

“Nos invitaron a las fiestas con hotel, comidas y meriendas pagadas motivo por el cual quisimos hacerles un regalo a la agrupación anfitriona interpretando el himno nacional y haciendo una bandera de España”, justifica Jiménez, además de explicar “cinco o seis de la agrupación que son de ERC se negaron a venir”.

La actuación terminó en las redes sociles y desde entonces “nos han crucificado los de ERC sin justificación, nos han insultado y amenazado, sólo les ha faltado fusilarnos”, se lamenta el jefe de la agrupación que no descarta presentar una denuncia en los Mossos d’Esquadra.

El lider de ERC, Ramon Ribas, por su lado, considera que la colla “se ha metido ella sola en el ojo del huracán”. “Los geganters no rerepresentan al municipio y menos ahora, es una entidad privada y desde el consistorio deberíamos evitar que luzcan el escudo de la ciudad, deberíamos limitar la subvención que reciben y el uso de las dependencias municipals”, añade.

Rafael Jiménez asegura que desde los Geganters de Puigcerdà “tenemos miedo que con la polémica nos quiten el escudo, la subvención y el local; nosotros que hemos representado al pueblo en España, Francia y ahí donde nos lo han pedido”.Jiménez lamenta que “a Puigcerdà hay demasiado extremista, nosotros la senyera la defensaremos a muerte, pero la otra que no quiero nombrar (refiriéndose a la estelada) no he defensar ninguna bandera que no sea oficial”.

El regidor de ERC lamenta que media docena de miembros de la colla gegantera hayan abandonado la agrupación por discrepancias con Jiménez. “Además emos contactado con collas geganteras de la Cerdaña y Cataluña que están tan indignadas que amenazan con no venir a desfilar a Puigcerdà”

Si alguna formación gegantera se niega a participar en las fiestas de Puigcerdpa por esta situación, sinceramente, habrán saltado de la plataforma de la cultura al saco de la politica radical, y eso desmerece una tradición tan enraizada como esta.

Seguro que si una agrupación cultural viene a Cataluña y se niega a tocar els segadors o formar la senyera les saltarían al cuello al grito de “fascistas”. Y si osaran negarse a venir a Cataluña por razones políticas… ¡que Dios los coja confesados!

Dejar una opinión