El renacido o Cómo putear a Di Caprio

publicado en: PELIS | 0

Pues nada, que este sábado por la tarde nos dio por ir al cine y tuvimos la brillante idea de ir a ver la última de Di Caprio: “El renacido”.

De entrada, decir que quien espere una película de aventuras, acción y dinamismo mejor que vaya a ver la saga de los teletubies, porque salvo dos escenas, el resto de la película se la podrían haber ahorrado y, salvando tres escenas, los teletubbies parecen tener más acción que esta película.

De toda la película, que es larga como un día mirando el crecimiento de un olivo, se salvan tres escenas. La primera, que deja claro quienes son los protagonistas, la segunda es el origen de la desgracia de Di Caprio y la tercera que no es más que el desenlace cuyo final podríamos subtitular “¿ola ke ase?” o “¿y tú qué miras?”. El resultado habría sido el mismo, un coñazo de película.

Habrá quien diga que los paisajes son “mu bonicos” por buscarle algo positivo a la película, pero es que ni eso, son grises, faltos de contraste, invernales como la vida de un pingüino en el polo sur. Vamos, que para mi gusto no se salva ni la fotografía.

Lo que es de reconocer es el trabajo de los efectos especiales y de caracterización. Los primeros son ciertamente espectaculares en las escenas comentadas y lo segundo está muy pero que muy bien hechos. Pero de verdad, del resto lo que se espera es el cartel de “fin” para poder ir al baño a soltar lastre.

Cuando uno ve películas como esta que debe haber costado un pastizal se da cuenta de que el nombre de actorazos como Di Caprio, que debo decir que es uno de mis preferidos, si no ponen su nombre en el cartel esta película pasa sin pena ni gloria porque ni tiene que hacer una gran interpretación, aunque los críticos digan lo contrario, ni necesita ninguna aptitud especial salvo que te guste el frío.

Dicen que para hacer este papel se metió tanto en él que llegó a comer carne cruda y dormir entre cadáveres de animales, y si eso es cierto, este hombre necesita una revisión de la azotea porque tampoco hay para tanto. Con hacer cara de que te duelen hasta los pelos poca cosa más creo que se pudiese necesitar.

Lo dicho, si quereis una película para combatir el insomnio, esta es la película. De lo contrario os podéis ahorrar la entrada del cine porque creo que no merece la pena ni tan solo buscarla por internet.

Salut!

Dejar una opinión