¿Educación en catalán o en castellano?

publicado en: EDUCACIÓN, SOCIEDAD | 0

No es nueva la controversia generada en cuanto al plan educativo catalán donde se considera que esta lengua sea la vehicular en todas las escuelas públicas, lo cual choca frontalmente con el deseo de algunos padres que piden, si no exigen, más horas lectivas en castellano o incluso que se imparta mitad y mitad entre los dos idiomas.

Y eso, al final, tiene consecuencias que estoy seguro son aumentadas por parte de las víctimas, o menostenidas por parte de los presuntos agresores. Y digo “presuntos” porque si bien no se sabe quien es ese agresor, tampoco veo a nadie que afirme que esas agresiones existan salvo por boca de la víctima, que no es presunta porque así se presenta. (El Síndic se interesa por el presunto acoso a niños cuyos padres pidieron un aumento de clases en castellano)

No es extraño oir voces que exigen más horas en castellano, principalmente desde fuera de Cataluña, olvidando que “educación” fue una de las competencias traspasadas a la Generalitat, quien tiene total potestad al respecto y que cualquier ingerencia por parte de otros gobiernos o CC.AA. está fuera de lugar. Es como si la Generalitat quisiera imponer clases de catalán en Sevilla, quien si tiene transferidas esas competencias nos mandarían a tomar viento en “cero coma” y con razón.

Entonces cuando unos padres exigen su derecho a que su hijo que va a la escuela pública reciba más horas en castellano olvidan que en ese mismo centro habrá 200 familias que exigen su enseñanza en catalán, o lo que es lo mismo, pretende que el derecho de una persona pase por encima del de 200 personas. ¿Lógico?, pues va a ser que no. Al menos para mí.

Claro que no faltarán quienes argumenten que quien exige esas clases en castellano paga los impuestos correspondientes para que sus vástagos reciban la educación en la lengua de Cervantes, pero quien argumenta esa razón olvida que hay otros 200 padres que pagan igualmente esos impuestos y exigen la educación en la lengua de Pompeu Fabra, y eso es ya una cuestión de proporcionalidad, y 200 a 1 suele tener más posibiliades de salir ganando.

¿Entonces qué tenemos?, pues que la confrontación creada por los padres queriendo imponer sus exigencias acaban con tensiones que parece ser que quienes más las sufren son los hijos, los cuales deberían haber estado totalmente al margen de la situación y se ven obligados a cambiar de escuela según explican los progenitores presuntamente agredidos. (sería interesante que nos explicaran qué entienden por agresión, que esa es otra)

Visto esto uno se pregunta si merece la pena intentar imponer la opinión de uno frente a toda una escuela cuando tal como está, dejando de lado la calidad educativa que eso da para otro rollo, funciona correctamente y no hay problemas. Para mi, que va a ser que tampoco.

Y en este momento es cuando viene la situación en la que los padres que han pedido esa educación en castellano se sienten amenazados, presionados y acojonados por las redes sociales o por la calle, lo cual no deja de ser extraño que ocurra cuando puedes presentar denuncia contra un perfil en concreto de esa red social y tarde o temprano acabará cayendo el imbécil que se dedica a amenazar o insultar a quien ha hecho algo tan simple como expresar públicamente su deseo de que la educación de si hijo sea en castellano, y si bien me parece absurdo, tiene todo el derecho del mundo a pedirlo. Otra cosa es que tenga razón, pero su derecho no se lo quita nadie.

¿Cómo se soluciona esto?. Desde mi punto de vista de una forma muy drástica y que puede sonar raro, pero si en lugar de dar la enseñanza en catalán la diesen además en castellano e inglés, seguramente ganaríamos mucho. El catalán es uno de los dos idiomas oficiales en Cataluña y el inglés abriría a las futuras generaciones al mundo internacional, y eso es siempre importante y más teniendo en cuenta que el nivel de inglés entre los españoles es algo ridículo (y si no, que entrevisten a los últimos presidentes españoles en inglés sin traductor).

Así mataríamos a tres pájaros de un tiro de forma simulada, claro, no se me vaya a alterar algún lector ornitólogo. El catalán seguiría siendo la lengua vehicular junto al castellano que nunca está de más tenerla como lengua docente y el inglés porque hoy en día es imprescindible.

El resto son paños calientes que en invierno se agradecen, pero poca cosa más.

Salut!

Dejar una opinión