Diadas 2012 a 2015

publicado en: POLITICAMIENTOS, SOCIEDAD | 0

Bueno, una diada más a mis espaldas y un poco menos para conocer la decisión del pueblo catalán en cuanto al futuro que queremos. El 27 de este mes se decidirá pacíficamente en las urnas el futuro que deseamos tanto para nosotros como, principalmente, para nuestros hijos.

Empecé a ir a la Diada en 2012, aquella primera manifestación mutitudinaria que rompió todas las previsiones, pues los años anteriores la participación no era ni de lejos lo que vimos aquel año. Empecé el día asistiendo los actos que se celebran en El Masnou y bueno, como el sitio en el que se celebra es pequeño tampoco es que acuda medio pueblo que digamos. Fue un poco lo de siempre según tengo entendido, ya que nunca había ido los años anteriores pero esta vez como vivía al lado, pues cogí la cámara y me dediqué a sacar fotos.

Pero por la tarde la cosa fue distinta aunque recuerdo que fui a hacer fotos pensando que en nada y menos lo tendríamos todo visto, pero me equivoqué.

Fue la primera vez que me sentí increiblemente agobiado por la multitud de participantes. Hubo momentos en los que no podía ni levantar la cámara para hacer una foto porque, sencillamente, no había espacio. Algo ciertamente agobiante para quienes no estamos acostumbrados a aglomeraciones como esa. Pero a parte de esa experiencia me di cuenta de que la Diada no era algo que se celebraba porque era una tradición, sino porque era una manifestación pacífica en la que el pueblo demuestra que ansía un cambio. Ya sea para bien o para mal, pero un cambio porque la situación actual no convence, y cuando algo te incomoda se debe hacer lo posible para cambiar la situación.

A raiz de eso procuro asistir a todas las diadas que puedo, con mi cámara, para inmortalizar instantes, sensaciones y sueños de un futuro mejor.

En la conmemoración del 2013 fui uno de tantos fotógrafos que inomrtalizaron esa Via Catalana tan criticada por quienes parecen enfadarse con cualquier manifestación que pueda ir contra sus ideales. Fui el fotógrafo del tramo 434, en el que pasé los 20 minutos fotográficos más agotadores que recuerdo. En 20 minutos 104 fotografías que tenían que encajar unas con otras para poder montar la gigapan de la Via Catalana. Envié las fotografías como se acordó con la ANC pero no me pude esperar a ver mi tramo y estuve dos semanas trabajando foto a foto hasta conseguir mi gigapan, la cual estuvo expuesta en mi tienda durante casi un mes. Y me gustaba ver a la gente buscándose en esa imagen y como se alegraban cuando se encontraban. Y es que todo tiene un resultado que, si se hace bien, es una recompensa. Este año no estuve en Barcelona, pero la labor que hice en El Masnou mereció la pena quedarse.

En 2014 me acredité como prensa para participar en la “V” de Barcelona, y en El Masnou la ANC organizó una “V” en la que tuve el placer de poder colaborar en la fotografía de dicho evento. Fue como un mini-ensayo de lo que iba a ser la de Barcelona. Me presenté en el lugar acordado, frente al Ayuntamiento, una media hora antes de lo previsto para ir viendo cómo íbamos a hacer el trabajo. Fuimos dos colaboradores quienes nos encargamos de hacer las fotos, yo con la cámara y el otro con el móvil para enviarlas por Wassap a la ANC, y no nos engañemos, cuando participas en acontecimientos en los que siempre hay alegría y buen ambiente el trabajo casi sale solo y el tiempo pasa como si no existiera. Fue un placer poder colaborar en esa manifestación de deseo de cambio que se espera a mejor pero no se sabe, aunque lo que está claro es que se quiere cambiar las cosas porque así no se puede seguir.

Por la tarde estuve en Barcelona donde la enorme cantidad de participantes sentó pésimamente mal a muchos políticos que se emperraron en decir que había pocas personas y que se compensaba con grandes banderas que cubrían espacios vacíos. Menuda gilipollez, la verdad.

También hubo quien intentó hacer algo parecido aunque de signo contrario, rodeando la Sagrada Familia, cosa que, no nos engañemos, con tres o cuatro comunidades de vecinos de Barcelona la rodeaban más que sobradamente, pero mira por donde, parece que no tuvo mucho éxito que digamos porque poco se supo del tema, sino nada. También se intentó llenar unas calles que uniesen la Avda. Diagonal y la Gran Via que eran los dos brazos de la “V” con manifestantes vestidos de blanco, como para que la V se convirtise en “A” (¿de anarquía?), pero tampoco tuvo demasiado éxito. Eso sí, a los de siempre les faltó tiempo para decir que si en la “V” hubo, pongamos, 1 millón de participantes, para ellos “no participaron 6 millones, lo que significa que la gente no está de acuerdo con esta conmemoración”. ¿Contamos cuántos no fueron a rodear la Sagrada Familia o “eso no toca”?. ¿contamos también cuántos no participan en la celebración de la “Fiesta de la Hispanidad” o eso toca menos aun?.

Ese 11 de septiembre de 2014 tuve el tiempo justo de ir desde el vértice de la “V”, en la Plaza de las Glorias” hasta el paseo de gracia, y no hubo tiempo para más porque tenía dos opciones, o caminaba o hacía fotos que para eso estaba ahí. Y opté por esta última opción.

Y este año 2015 no me lo podía perder o mejor dicho, no podía dejar de colaborar con estas iniciativas que mueven a tantísima gente de forma pacífica, y a eso de las 3 y media estábamos en la Avda. Meridiana para participar tanto como fotógrafo como también un simple participante en una manifestación en la que la alegría y buen rollo se respira por todas partes.

La organización se desvivía para que todo fuera como es debido, y se notó.

A diferencia del año anterior esta vez me quedé sólo en un par de tramos ya que esta vez, como he dicho, quería participar como uno más independientemente de las fotos que hiciera.

No tengo claro la cantidad de gente que había, pero seguramente no llegará a un par de docenas mal contadas por parte de los de siempre, 1 millón y medio la organización y quizá unos 500.000 según la Delegación del Gobierno. Será cuestión de esperar a que alguien se dedique a contar uno a uno los que salen en las fotos aéreas y nos sacarán de dudas. Si hacemos la media nos podemos poner en un millón de participantes, y viendo como estaba la calle no me extrañaría alcanzar fácilmente esa cifra.

Eso sí, algo que tienen en común estas cosas es que son agotadoras, pero merece la pena no perdérselas. Ya sea por parte de un bando como del otro, son momentos y escenas de nuestra historia que no debemos olvidar. Por nuestros antepasados, por nosotros y, sobre todo, por intentar dar un mejor futuro a nuestros hijos.

Algún día me lio la manta a la cabeza y hago una exposición de fotos de la Diada desde 2012 a 2015. A ver si me animo.

Por ahora pongo algunas de las fotos por aquí. Espero que os gusten.

Salut!

BARCELONA - DIADA 2012
BARCELONA – DIADA 2012

 

DIADA 2013 - VIA CATALANA AL MASNOU
DIADA 2013 – VIA CATALANA AL MASNOU

 

DIADA 2014 - "V" A BARCELONA
DIADA 2014 – “V” A BARCELONA

 

DIADA 2015 - BARCELONA - VIA CAP A LA LLIBERTAT
DIADA 2015 – BARCELONA – VIA CAP A LA LLIBERTAT

 

 

 

Dejar una opinión