DEMOCRÁTICA CENSURA

 

Este año, al igual que desde 2012, he asistido a la Diada, lo cual a muchos les sorprende porque saben que no soy independentista pero a quienes les llama la atención este hecho es que no comprenden que la Diada está abierta a todos siempre que se mantenga el respeto para con los demás. Cierto es que se ha convertido, con el tiempo, en una reivindicación independentista que no existió en sus orígenes democráticos, pero sobre eso quizá me lio otro día en otro post.

Este año, como todos los demás, ha sido una celebración festiva en la que se ha respirado buen rollo y al final, com
o no, mucho agotamiento. Tengamos en cuenta que estábamos a 30 grados y en medio de más de 600.000 personas según un cálculo entre la Guardia Urbana y la organización, lo cual siempre hace que tengas más calor.

Al terminar la conmemoración me di un paseo por las calles en busca de alguna foto interesante, pero después de más de una hora dando vueltas decidí volver a casa. Pero en ese camino hacia la estación me encontré con la manifestación independentista que la CUP, Arran y militantes de extrema izquierda habían organizado para esa conmemoración. Ahí podía tener la suerte de hacer alguna foto interesante. Después de una manifestación de más de medio millón de personas, esa era totalmente distinta, con 5000 participantes según la organización y unas de 2300 según la guardia urbana.

Empecé haciendo fotos a la manifestación en sí misma en la que abundaban banderas comunistas, de Arran, de la CUP y otras con simbología que no tengo muy clara.

Pero lo que me llamó la atención era que entre los manifestantes había “escondidos” un grupo de encapuchados que iban vestidos de negro desde la cabeza hasta los tobillos, llevando el calzado cubierto por bolsas de plástico y fijadas con precinto.

De golpe, sin esperarlo veo que salen a la carrera desde la manifestación hasta una Entidad bancaria en la que empiezan a hacer pintadas. En ese momento apunto con la cámara y después de la primera foto se me planta delante una chica de la organización de la manifestación que me prohibía hacer fotos a la vez que un chaval que no creo tuviese más de 16 años, ponía delante de mí una bandera comunista para entorpecer cualquier intento de hacer una foto. Y sinceramente, esa excusa del motivo para no hacer fotos es de lo más cutre, ya que cuando la policía quiere imágenes no le hace falta acudir a los fotógrafos, sino que tirando de las cámaras de seguridad de las calles, de los bancos e incluso de las tiendas que se puedan haber visto afectadas por los manifestantes tienen más que suficiente. Y si a eso les añadimos las del helicóptero que suele sobrevolar las manifestaciones y las que toma la propia policía, queda claro que la actitud de la organización es simple y llanamente CENSURA.

Alegaban que no podía hacer fotos porque esas imágenes las utiliza la policía para identificar a los participantes en las pintadas, lo cual es algo ilógico teniendo en cuenta que no se les veía ni los ojos e incluso llevaban guantes de latex. Pero por más que intenté explicarles que no se les podía identificar y que tenía todo el derecho a hacer esa fotos, me lo impidieron hasta que esos manifestantes regresaron al grueso de la manifestación. ¿Esa es la libertad de prensa que defensan? ¿son estos los que critican la Ley Mordaza excepto cuando ellos la aplican?. ¡A ver si será porque esta ley es de origen republicano y entonces no es tan mala!

Después de sufrir la censura de quienes dicen luchar por la libertad (su lema es: “la independencia que queremos es rebelde y desobediente”) seguí con lo mío pero si quería conseguir alguna foto “censurable”, era importante mantenerme alejado del sitio donde se produjera lo interesante.

Así fui siguiendo la mani haciendo fotos a la vez que iba oyendo las frases populistas que emitían desde los altavoces que transportaba el camión que abría la manifestación al que le seguía una bandera de la izquierda independentista ondeada, entre otras personas, por un crio que difícilmente tendría 10 años ataviado con una camiseta del Barça.

Es decir, un chaval que gritando consignas anticapitalistas vestía la camiseta de un club que se gasta los millones que le da la gana en un jugador de fútbol (capitalismo puro y duro) y que, además, está patrocinado por una empresa Qatarí, es decir, de un país donde la mujer es poco más que un objeto, cosa que contradice igualmente el feminismo que defienden los manifestantes. Un poco rocambolesco todo esto, ¿no?.

Llegamos al C/. Pujadas, donde los que antes hacían pintadas se encaraman a unos contenedores para quemar las banderas española, francesa y de la UE, es decir, demostrando respeto por símbolos que representan ideologías distintas a la suya, aunque luego piden respeto por sus puntos de vista. Y como no podía ser de otro modo, los periodistas se vieron fuertemente censurados para tomar esas imágenes, tal como se puede ver en el vídeo de “La Vanguardia” Nuevamente, la libertad de prensa queda en entredicho con la censura impuesta por los organizadores de esta manifestación.

Por suerte o por desgracia, en ese momento me encontraba frente al vehículo que abría la manifestación y pude hacer unas fotos de la quema de banderas. Estoy seguro que si en ese momento hubiese estado cerca de esos manifestantes, no hubiese podido hacer estas fotos.

La manifestación llegó al final en la Plaça del Born, donde un escenario preparado al efecto acogía a quienes soltaban sus discursos, tras lo cual decidí volver a casa.

Viendo una manifestación como esta no puedo dejar de preguntarme:

¿Cómo se puede ser anticapitalista e ir con un iPhone en el bolsillo?
¿Cómo se puede ser antifascista y luchar por la libertad yendo encapuchado y llevando a cabo actos vandálicos que no permiten fotografiar?
¿Dónde está la coherencia de ser anticapitalista y feminista y vestir una camiseta del Barça?
¿Siendo su lema “la independencia que queremos es rebelde y desobediente” pretender que no nos rebelemos contra ellos y los desobedezcamos?
¿Cómo se puede enarbolar la bandera comunista exigiendo libertad cuando el comunismo es el movimiento político con más muertes en su historia?
¿Cómo se puede tener como líder al Che cuando está demostrado que no era más que un sanguinario al que reconoció que le gustaba matar?

Y ya puestos a preguntarse cosas, ¿cómo es posible que siendo tan bueno el comunismo los flujos migratorios por razones políticas sean casi siempre de esos países a los injustos países capitalistas y casi nunca al revés?.

Salut!

 

ASISTENTES A LA MANIFESTACIÓN
ASISTENTES A LA MANIFESTACIÓN

 

MANIFESTANTES ENCAPUCHADOS
MANIFESTANTES ENCAPUCHADOS

 

ESTA ES LA FOTO QUE QUERÍAN CENSURAR
ESTA ES LA FOTO QUE QUISIERON CENSURAR
Vandalismo
VANDALISMO

 

ENCABEZAMIENTO DE LA MANIFESTACIÓN
ENCABEZAMIENTO DE LA MANIFESTACIÒN

 

QUEMANDO BANDERAS
QUEMANDO BANDERAS

Todas las imágenes ©Jordi Manrique Corominas

Dejar una opinión