COVID-19 O COMO LEVANTAR LA MANTA DE INEPTOS CON DEMASIADO PODER

publicado en: POLITICAMIENTOS | 0

Antes de nada, deseo de todo corazón que estéis todos bien en casa y que veáis esta pandemia como pasa de puntillas sin afectaros.

Pues sí, las cosas como son: el Covid-19 nos ha costado miles de vidas porque estamos gobernados por una panda de inútiles rodeados de otra panda de ineptos aplaudidos por una panda de descerebrados que van dando palos de ciego según sopla el viento.

En su “defensa” (con muchas, muchísimas comillas) debemos decir que se trata de un Gobierno recién llegado a la Moncloa y que se enfrenta a una situación única en el mundo en la que numerosos países meten la pata y que estoy seguro que ningún otro gobierno español habría sabido hacer las cosas mejor. Pero también hay países que han hecho bien las cosas y esta pandemia les está pasando de puntillas, como es el caso de la República Checa, donde a fecha 11 de abril con 5831 infectados y 129 fallecidos, tienen claro cómo acabar con el problema. O al menos tenerlo bajo control.

Ahí han tenido claro que la cuarentena era radical desde el primer día, pero como ya antes de que llegaran las prisas al resto de Europa tomaron las medidas pertinentes, ahí han aplanado la curva de la que tanto se habla de forma radical.

Pero aquí, en lugar de tomar nota de las medidas que han funcionado, se dedican a meter a la gente en casa sin saber ni cómo cubrir sus necesidades económicas ni cómo solucionar el problema del empleo que esas medidas tan radicales provocarán entre otras muchas cosas.

Hablaron de que los servicios esenciales (sanidad, alimentación, transportes, quioscos, estancos y tecnología entre otros) podíamos abrir (yo estoy en los “esenciales”) pero no tenían ni idea de cómo proteger a quienes íbamos a trabajar en plena pandemia, lo que dio lugar a que los contagios, en lugar de reducirse en proporción al “toque de queda” de 24 horas, se incrementó de forma increíble, subiendo el número de víctimas por una pésima gestión de la crisis sanitaria.

Y esto es consecuencia no sólo de la pandemia como tal, sino de la falta de previsión por parte de quienes mandan en este país, pues desde 1991, con el “Informe Abril”, la sanidad pública española ha visto recortadas sus inversiones a favor de otras cosas, entre las que están las pensiones vitalicias de los políticos.

Y de esos barros tenemos estos lodos. Ahora, cuando es necesario, no tenemos suficientes recursos para hacer frente a una pandemia que no distingue ni de clases ni de razas ni de simpatías políticas. Ahí todos somos sus objetivos.

Y lo peor del caso es que los políticos, que son quienes deberían tener las cosas claras e ir todos a una, se enfrascan en acusaciones y despropósitos para rascar votos en las próximas elecciones.

¿Te imaginas que tu hijo tiene una enfermedad grave y el vecino no para de decirte que lo estás cuidando mal como si él supiera qué hacer? ¿No sería más lógico que si tiene una solución te la diese para salvar la vida de tu hijo en lugar de criticar todos tus movimientos, y si no tiene esa solución sencillamente se ofreciese para echarte una mano? Pues es lo que está pasando.

Si sólo criticas y no aportas soluciones, eres parte del problema. Si no sabes qué se tiene que hacer, es mejor callarte y ofrecerte para lo que haga falta. Luego ya os peleareis por los votos, pero por ahora, el pueblo no necesita políticos enfrentados, sino políticos unidos que velen a la vez por todos los ciudadanos.

Lo que es una vergüenza es que en esta situación de confrontación política los que mandan den argumentos para alimentar la saña de la oposición.

Les han levantado millones de euros vendiéndoles material defectuoso por no hacer caso a quien sabe del tema, es decir, al Gobierno chino, que es quien informó al Gobierno de qué laboratorios podían proporcionar los test necesarios para controlar la enfermedad,…y compraron a otros que no tenían la homologación correspondiente. Y aquí nadie sabe nada y los chinos tienen un pastizan en sus bolsillos.

Pero lo malo es que ese levantamiento de pasta no sólo ha ocurrido en España, sino también a Alemania, Reino Unido, Holanda…. y nadie aprende.

Y entre unos y otros, aquí la gente muriéndose. Encerrados en casa porque no saben cómo arreglar el tema. Porque no toman nota de quienes han sabido controlar la pandemia.

Aquí lo que parece mandar es el voto y la poltrona. Unos porque han llegado después de muchas piedras en el camino y mil negociaciones con el diablo y otros porque no lo supieron conservar cuando lo tuvieron y ahora son capaces de vender su alma a ese mismo diablo para recuperar lo que no supieron conservar aunque ellos sean parte del problema cuando privatizaron la sanidad que era de todos y ahora no puede hacer frente al problema.

Y en la expectativa tenemos a quien quiere llegar donde nunca estuvo porque no sabe vivir de otra cosa que no sea la política, lo que daría lugar a un Gobierno sin experiencia para llevar adelante un país dividido en unas taifas similares a las que acabaron con el imperio musulmán siglos atrás.

Dato curioso: todos los políticos se han hecho el test que no se hace a quienes están frente la crisis y de los políticos activos creo que no ha muerto ninguno (¡y algunos se han recuperado en tiempo record!), pero gente de a pie… no dejan de ser estadísticas.

Y eso nos recuerda esa frase del asesino Stalin: un muerto es una tragedia; un millón de muertos es una estadística”. Y parece que así lo ve el Gobierno.

Salut! (y nunca mejor dicho)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

forty four − = forty three