A mi me gusta así y demás excusas de fotos mejorables

publicado en: FOTOGRAFÍA | 0

Pues sí, “a mi me gusta así” o “para gustos colores” (“y condones de sabores”, que dice un amigo mio) es lo que muchas veces te responden cuando intentas explicar cómo se puede mejorar lo que es una foto mediocre o mala de narices, para qué ir con paños calientes.

Mi primer curso de fotografía lo hice a los 14 años, se trataba de revelado de fotografía en blanco y negro y eso me acabó enganchando a este maravilloso mundo de captar instantes que de otro modo quedarían perdidos en la memoria, o incluso recordar momentos en los que el fotografiado piensa eso de “tierra trágame” cuando años más tarde ve esa instantánea. Y es lo que tiene la fotografía, que es impasible al tiempo y a las lagunas de memoria.

Entonces, si vamos a ver una foto durante toda la vida y parte de la de los demás, ¿porqué no hacerla lo mejor posible para que cuando la vean se lleven una buena imagen de esa imagen y valga la redundancia?.

Cuando volví a estudiar fotografía a través del grupo GAP de la web de canonistas.com se pactan unas reglas y una de ellas es que cuando se critica una foto para proponer posibles mejoras, nunca es algo personal contra el fotógrafo, sino sencillamente que se trata de unas opiniones que pueden convertir esa fotografía del montón en una con un atractivo especial, con ese “algo” que no sabes porqué pero hace que te guste esa foto.

Otra regla es que las fotos deben volar solas, es decir, que no precisan de explicación porque esa imagen ya te comunica lo que quieres explicar. Bueno, eso es algo complicado y a veces conviene poner alguna frase para dar alguna pista, pero aun así, esa imagen sin texto ya te debe atraer.

Y es con esto cuando uno ve una foto en internet y le da cuatro consejillos para que esa fotografía gane algo de atractivo y no sea una más de los millones que se ven por los etéreos e incluso te tomas la pequeña molestia de coger esa fotografía y demostrar a qué te refieres con esas pinceladas y la respuesta que recibes es que “a mi me gusta así” o “todo es cuestión de gustos”.

Y es cierto, todo es cuestión de gustos, pero si nos hubiésemos limitado a ese argumento aun seguriíamos con la fotografía tan solo en blanco y negro de antaño porque en aquella época ya gustaba esa fotografía.

O Ferran Adriá estaría en el paro si no hubiese innovado para mejorar la cocina que quizá a unos no guste, pero es de recibo reconocer que algo bueno ha hecho en el mundo culinario cuando está reconocido como uno de los mejores cocineros del mundo.

O seguiríamos yendo siempre al mismo restaurante de toda la vida porque nos gusta y por eso no habríamos probado ninguno más. Total, “a mi me gusta así”.

Por favor, no os lo toméis a mal, pero si alguien que entiende algo de fotografía os da cuatro consejos de forma totalmente voluntaria no penséis que va contra vosotros, sino que, sencillamente, os intenta transmitir algo para que cuando enseñéis esa foto y alguien os diga que le gusta, no sea porque sois amigos o familares, sino porque realmente se ve atraido por esa foto.

Ya se que muchos dirán que nadie ha pedido la opinión de nadie para que critiquemos una foto, pero tampoco piden que la gente vaya clicando a “me gusta” a diestro y siniestro y lo hacen. ¿O acaso ponen en la foto “poned me gusta”?. No, ¿verdad?, pues del mismo modo que nadie pide “me gusta” y la gente lo pone, a algunos nos apetece ofrecer algo más que un simple click de ratón. Y si no es así tened en cuenta que desde el momento en que enseñas una foto ya sea en internet o en persona (sí, señoras y señores, ¡incluso se pueden enseñar en persona!) corres el riesgo de que del mismo modo que alguien te puede decir que le gusta la foto, otro puede decir que es una mierda o incluso aconsejarte para que la próxima vez no cometas los mismos errores al pulsar el disparador o al procesarla en photoshop y hagas una foto decente.

Salut!

Dejar una opinión